Mujer rinoceronte

Un poema de Assata Shakur

Mujer rinoceronte,
a quien nadie quiere
y todo el mundo usó,
dicen que estás loca
porque en realidad no estás tan loca
como para ser obediente y arrodillarte.

Hola, mujer enorme,
con cicatrices en la cabeza
y cicatrices en el corazón
que nunca parecen sanar,
vi tu luz
y estaba brillando.

Les diste amor,
te dieron mierda.
Te diste a vos misma,
te dieron Hollywood.
Te buscan suavizar
porque sabes cómo rugir
y defenderte de forma real.

Mujer rinoceronte,
madre grande de mundos chicos,
cerraste los ojos
y el neón encendió tu cabeza
porque afuera estaba oscuro.

Lees la Biblia
pero nunca llegó Dios.
Tu papi te hubiera amado,
pero qué dirían los vecinos?

Te odian, mamita,
porque muestras su locura.
Y su crueldad.
Pueden ver en tus ojos
mil pesadillas
que ellos hicieron realidad.

Mujer Negra, mala mujer,
lleva tu grandeza en el pecho como una medalla
porque te lo has ganado.

Mujer fuerte. Amazonas.
Usa tus cicatrices como joyas
porque fueron adquiridas con sangre.

Te llaman loca
y casi consiguieron
que te creas esa mierda.

Te llamaron fea
y te escondiste
adentro tuyo,
disfrutando de su ignominia.

Mujer rinoceronte
este mundo es ciego,
tiene una mente enferma
y es incapaz de ver
tu belleza.

Pero yo vi tu luz
y estabas brillando.

 

Portada: Assata con La Habana de fondo y los manuscritos de su autobiografía fotografiada por Ozier Muhammad / Cuba, 1987