Here, My Dear

Marvin Gay Sr. era un ministro de iglesia. Había nacido en una granja de Kentucky y fue criado en una familia azotada por la problemática de la época, pero, además, bajo la violencia indomable de su padre. Su adolescencia transcurrió en Lexington, donde se acercó a la iglesia Casa de Dios y comenzó su carrera religiosa, la que lo llevaría a Washington. Y es en Washington donde un 2 de abril de 1939 nace su hijo, “sentí la grandeza y la bendición de tener un varón y de que lleve mi nombre”.

Casado con Alberta Cooper, la familia nunca pudo vivir en paz. Replicando lo que sucedía en su casa de niño, la idea de control y la violencia que el ministro fue ejerciendo se volvió feroz con los años, cada vez más imprevisible. Así y todo, Marvin Jr. declararía que fue gracias a él que supo encontrarse con la música y reconocer lo que quería hacer, pero también advertía que era un hombre al que le tenía miedo, “todavía puedo sentir el dolor físico de sus golpes y el desprecio en sus palabras”.

Su adolescencia se la pasó cantando en iglesias, pero en cuanto el góspel comenzó a rozar el soul, sintió que ese era el camino que debía tomar. Una de las primeras definiciones fue agregarle una E al Gay queriendo evitar cualquier asociación con su padre.

marvin-gaye-03

Carismático, sensual, con una de las voces más dulces y un sentido por demás intuitivo para volverla salvaje y jadeante, Marvin Gaye decidió cambiar su historia de violencia familiar y salió a conquistar a todo aquél que lo escuchara. Y la conquista fue tal que llegó justo a tiempo para la apertura de Motown y el nacimiento de un nuevo sonido que lo tuvo como protagonista fundacional.

Si bien su nombre para todo el público comenzaría a hacerse conocido en 1962, de la mano de Hitch Hike, los años previos fueron pura realización siendo baterista de sesión para leyendas del nivel de Stevie Wonder, The Supremes, The Marvelettes y Martha & the Vandellas.

A lo largo de la década se cansaría de coleccionar éxitos y se movería entre el soul y el R&B -y más adelante por el funk- como pez en el agua; pasaba de invitar a bailar a toda la familia a hacer temas hipersexualizados y, entre unos y otros, siempre se hacía el espacio para compartir su mirada política. En cualquiera de los casos, lo hacía de manera ardiente y filosa, pasional. Inescapablemente concentraba en él todo el ideario de la cultura negra del renacimiento, y por eso representaba a la perfección a esas nuevas juventudes mientras que incomodaba por demás a las viejas generaciones. Esto incluía a su padre.

Durante la década del 60 fue una de las voces más buscadas para los duetos, la generosidad con la que se ensamblaba y su groove aportaban calidad y profundizaban el sonido Motown, ese mismo que él había compuesto una y otra vez, por lo que también conocía los márgenes por donde moverse para no agotarlo y que siempre suene renovado e inspirador.

marvin-gaye

Pero sin dudas su gran compañera fue la cautivante Tammi Terrel, tan carismática y fresca como él, tan seductora y vocalmente perspicaz, funcionaban como almas gemelas y eran explosivos. Durante más de tres años mantuvieron a todo el país a sus pies, dejando hits inolvidables como Ain’t No Mountain High Enough y If I Could Build My Whole World Around You. Este clímax no duró demasiado, a Tammi le encontraron un tumor cerebral y fallecía en marzo de 1970 con 24 años.

Marvin no pudo superarlo. La relación fraternal y cómplice que tenía con Terrel lo ayudaba a menguar el dolor y una desesperación crónica a la cual le costaba darle dirección.

Se suele hablar de una década del 70 con altibajos, así como también de un gran poder de autodestrucción. “Ya no canto por placer, no grabo por deseo, es un compromiso con mi gente. Siento que tengo que cantar para alimentar a las personas que trabajan conmigo y para alimentar el alma de todos los que están pasando este mal momento, es lo menos que puedo hacer cuando escucho mis canciones en las manifestaciones”, repetía prácticamente como un mantra, aunque pocos hayan querido leer el entre líneas de esta reflexión.

Ergo, yo prefiero hablar de un cuerpo en llamas gozando de su propio calor, pero también con una vida en llamas, entonces ese cuerpo siendo gozado se volvía refugio, lo cual terminaría aportando mayor imprevisibilidad a cualquier posible idea de un mañana esperanzador en un contexto político desbordado y palpitando el duelo de la revolución que no fue. No en vano estos también serían los años que, resistiéndose a salir de gira, tomando compromisos y luego incumpliéndolos, se haya volcado sin matiz a acompañar a los movimientos. Cuando dicen que en estos años fue un tipo olvidable y/u olvidado, están dejando de lado el lugar en el que eligió estar mientras lidiaba con sus propias batallas, la depresión, el alcohol y las drogas.

Los 80 arrancaban brillando con el fogoso Sexual Healing. Había logrado salir airoso de los conflictos creativos y de la agenda impuesta por Motown, incluso, venía de lograr picos extraordinarios de popularidad con ese himno de amor que es Let’s Get It On, pero a la nueva década la cruzaba de la mano de Columbia, con quien sacaría su último disco, Midnight Love.

image_384_large_fr
Diana Ross, Marvin Gaye & Stevie Wonder

Las que no quedaban atrás eran las adicciones, que lo llevarían de nuevo hacia la casa de sus padres. Habían pasado unas cuantas décadas, pero en esas cuatro paredes nada había cambiado ni cambiaría. Las discusiones se volverían insoportables y agresivas.

El 1 de abril de 1984, un día antes de cumplir 45 años, su padre le disparaba y lo asesinaba luego de una pelea que los había llevado a golpearse físicamente. El ministro Gay acusaría que fue en defensa propia. “Siempre lo odió, nunca lo quiso y no quería que nadie lo quisiera”, declaró Alberta, quien luego de sufrir toda la vida los abusos del reverendo decidió separarse después del disparo que acabaría con Marvin Gaye, uno de los hombres más adorados, talentosos y esenciales de la música toda y de la cultura negra.