La tradición, un poema de Assata Shakur

“Cada día que paso ahora siendo libre, me recuerdo a mí misma que los Negros en amérika están oprimidos. Necesito hacerlo. Las personas se acostumbran a todo. Cuanto menos piensas en tu opresión, más aumenta tu tolerancia hacia la misma. Poco después, la gente piensa que la opresión es el estado normal de las cosas. Pero para liberarse, uno tiene que ser muy consciente de que es un esclavo.

La tradición

Síguela ahora.
Síguela.

Síguela ahora.
Síguela.

Sigue la tradición.
Hubo Negros desde la infancia de los tiempos que la siguieron.
En Ghana y Mali y Tombuctú
la seguimos.

Seguimos la tradición.

Nos escondimos en el bosque
cuando llegaron los amos de esclavos
blandiendo lanzas.
Y cuando llegó el momento,
saltamos y sajamos la vida
de los supuestos amos.

Seguimos la tradición.

En barcos de esclavos,
lanzándonos a los océanos.
Degollando a nuestros captores.
Tomamos sus látigos.
Y sus barcos.
La sangre se desparramó en el Atlántico.
Y no toda era nuestra.

La seguimos.

Alimentamos a la doña con la tarta de manzana y arsénico.
Robamos las hachas del cobertizo
para cortar la cabeza del amo.
Corrimos. Luchamos.
Organizamos un ferrocarril.
Una red clandestina.

La seguimos.

En periódicos. En reuniones.
En discusiones y peleas callejeras.

La seguimos.

En cuentos para niños.
En cánticos y cantatas.
En poemas y canciones de blues
y gritos de saxofón.
La seguimos.

En aulas. En iglesias.
En tribunales. En prisiones.
La seguimos.

En tribunas y piquetes.
Colas de subsidio y del paro.
Nuestras vidas en juego.
La seguimos.

En sentadas y plegarias,
marchas y funerales.
La seguimos.

En frías noches de Missouri.
Escopetas para enfrentarnos a linchadores.
En las ardientes calles de Brooklyn.
Piedras contra rifles,
la seguimos.

Contra mangueras y bulldogs.
Contra porras y balas.
Contra tanques y gas pimienta.
Agujas y sogas.
Bombas y control de natalidad.
La seguimos.

En Selma y San Juan.
Mozambique. Mississippi.
En Brasil y en Boston.
La seguimos.

Por encima de mentiras y traiciones.
Los errores y la locura.
Por encima del dolor y el hambre y la frustración,
la seguimos.

Seguimos la tradición.

Seguimos una tradición fuerte.

Seguimos una tradición orgullosa.

Seguimos una tradición Negra.

Síguela.

Pásala a los niños.
Pásala.
Síguela.
Síguela ahora.
Síguela.

¡Hasta la libertad!”

Fragmento y poema incluidos en Assata: Una autobiografía.