Yo soy Trayvon Martin

Esta frase, Yo soy Trayvon Martin, que se convirtió en mantra, se la escuchamos a Kendrick Lamar, Jay Z, entre otros, y fue fundacional de una nueva ola de conciencia y acción.

Pero ¿qué pasó con Trayvon y por qué se convirtió en el caso más emblemático de lo que va del siglo XXI?

Deberíamos empezar diciendo que con Trayvon Martin no pasó nada, salvo racismo duro y puro.

“Lleva las manos en el bolsillo y es negro, estos hijos de puta siempre se salen con la suya” se escucha en el audio que el guardia George Zimmerman envía a la base de operaciones. También se escucha cuando desde el otro lado desestiman la sospecha y, al advertir la desobediencia, le preguntan si lo está siguiendo para insistirle en que no es necesario que lo haga. Lo que sigue es un grito de ayuda y el sonido del disparo que mata a Trayvon Martin.

Esto ocurría en Sanford (Orlando) el 26 de febrero del 2012. Trayvon tenía 17 años, estaba caminando bajo la lluvia, llevaba puesta la capucha y tenía una bolsa de caramelos masticables en su bolsillo. Llegó a llamar a su novia para decirle que un tipo lo estaba siguiendo. Ella le aconsejó que corriera.

ap_trayvon_martin_george_zimmerman2_js_150224_16x9_992
Trayvon Martin y George Zimmerman

En los audios también se oye a Zimmerman decir que “el sospechoso”, que hasta hacía momentos “deambula sin rumbo, como si estuviera drogado”, ahora “está corriendo”. Se cree que hubo un forcejeo entre ambos, el guardia de seguridad denunció que él también estaba herido y tenía algunas manchas de sangre, lo que le bastó a la justicia para confirmar que su disparo fue en defensa propia.

George Zimmerman, de 28 años, quien participa de voluntario en la patrulla barrial, no fue nunca detenido ni demorado, aun cuando no negó que disparó y justificó con un efímero “creía que estaba armado”. En julio del 2013 fue absuelto de todos los cargos.

En el momento que esto ocurría la mayoría de la sociedad se enteraba de una ley de Florida llamada Stand Your Ground. Además del permiso a disparar frente a una posible sensación de amenaza o peligro, la misma ley contempla como algo no necesario la detención ni el proceso penal.

“Si yo tuviera un hijo se parecería a Trayvon, tenemos que llegar al fondo de esto”, salió a decir Obama. Los medios, que ya no venían haciendo un papel digno, se hicieron una fiesta durante semanas acusando de parcialidad y de racista al presidente, “que nunca sale a decir nada cuando asesinan a un blanco”. La campaña mediática incluyó notas del tipo “la publicidad gratis que vienen recibiendo los caramelos Skittles”, los que estaba comiendo el adolescente, “la moda de las camperas con capucha”, o cuando Sybrina Fulton, su madre, comenzó a organizar la fundación que lleva el nombre de su hijo, el periodismo de investigación se basaba en “el negocio atrás del registro intelectual que realizó la madre de Trayvon”.

Podríamos hacer una lista sábana de notas bizarras que, lamentablemente, nos es muy familiar, sabemos de qué va la violencia institucional, la brutalidad policial y cómo es únicamente posible a través del trabajo minucioso de los medios, todos los días inflando un poco más los fantasmas sociales.

Trayvon Martin's Parents React To Charges Against George Zimmerman
La familia de Trayvon

Lo cierto es que había mucho que tapar porque Trayvon sacudió a la comunidad, políticos y empresarios por igual, entonces el show era incesante.

Por un lado, había que tapar cómo fue posible que existiera algo como la Stand Your Ground. Y este caso termina revelando y confirmando lo que los movimientos de derechos civiles vienen denunciando históricamente: el lobby empresarial que construye leyes a favor de sus propios números apoyados en una base legislativa nacida en plena doctrina Jim Crown, o sea con alta tendencia a golpear de manera directa a los sectores naturalmente criminalizados, esto es afroamericanos y latinos.

Esta ley es una de las cientos de leyes que salieron a partir del trabajo de ALEC (American Legislative Exchange Council / Consejo Americano de Intercambio Legislativo), un club privado compuesto por políticos, empresarios y las corporaciones más importantes. Por primera vez se le ponía nombre y forma a lo sospechado, y también se era consciente de la potencia que había en el asunto: 1 de cada 4 legisladores formaba parte de este club que operó por más de 40 años de forma directa en la legislación, redactando y votando. A partir de este caso varias de las principales empresas se abrieron de la mesa de definiciones, pero no de la financiación, y la mayoría de los políticos que no se abrieron ahora representan abiertamente a ALEC.

Al respecto, recomendamos enfáticamente el documental Enmienda 13, disponible en Netflix.

BLM
Por otro lado, y lo más interesante, es que Trayvon Martin volvió a sacar a los afroamericanos a la calle con ansias de organización. La historia de la comunidad es muy cíclica en ese sentido: cada vez que logran organizarse sus referentes son tocados, ya sea por encarcelamiento, asesinato o exilio, y es lógico que el recupero del duelo y el rearmado, más la falta de estructuras en plena lucha con la supervivencia diaria, lleve su tiempo de renacimiento o tenga pausas que terminan poniéndolos en un lugar de mayor vulnerabilidad, pero todos sabemos que cuando despiertan y se organizan siempre terminan siendo vanguardia e imbatibles. Estados Unidos también lo sabe.

453619428.0.0.jpgAsí que Black Lives Matter representa el nuevo estallido, y queda claro desde su nacimiento las razones: nació como un hashtag, o sea que es un hijo 100% del siglo XXI que supo capitalizar las herramientas actuales y convertirse en el movimiento negro más fuerte de derechos civiles y humanos. Su presencia en las calles impacta no sólo por la popularidad y masividad, también por lo performático y por sus coberturas. Además, lejos de desmerecer lo que sucede en un plano virtual, se apoya en él comprendiendo perfecto que no hay que dejar espacios vacíos y, frente a los cercos mediáticos, no importa por dónde, lo que importa es que circule lo que sea que está pensando y sucediendo. Mensajes cortos, en bloque, mucho valor fotográfico y audiovisual terminan de ser tan importantes como los cientos de miles que salen a la calle a lo largo y ancho del país.

Algunas de sus características principales y que dan cuenta de cómo aprendieron de la propia historia: operan en simultáneo sin una sede central ni un domicilio fijo que esté asociado a líderes o referentes, evitando así golpes directos, las caras más visibles son figuras famosas, con márgenes económicos y populares para respaldar cualquier tipo de anti-campaña o hechos agravados de cualquier tipo de violencia, e incorporaron temas a la agenda. Esto implica algo histórico y trascendental, la suma de todos los movimientos afroamericanos que hasta acá se encontraban siempre al margen de las grandes páginas de la historia de lucha negra o absorbidos bajo la necesidad generalizada; esto es el movimiento queer, LGTB, “todas las vidas negras a lo largo del espectro de género”, y también es indocumentados, discapacitados, adictos, “nuestra red centra a aquellos que han sido marginados dentro de los movimientos de liberación negros”. Ya no hay más generalidades porque cada minoría tiene su urgencia y particularidad. Y otra gran definición, es la de ser un movimiento intergeneracional, “cultivamos una red comunitaria libre de discriminación por edad. Creemos que todas las personas, independientemente de su edad, se muestran con la capacidad de liderar y aprender”. Esto respeta a los históricos y le da la bienvenida por igual a los que deciden sumarse ahora, aunque no lo hayan hecho nunca. Lo cual generó trabajos puntuales con adultos y ancianos, tanto pensado para ellos como poniéndolos en lugares de responsabilidad bajo una agenda atenta a ambos sectores, quienes a partir de acá comenzaron no sólo con su activismo, sino que también muchos votaron por primera vez.

Black-Lives-Matter-protest.-Reuters-e1433689987372En definitiva, una vez más, los movimientos afroamericanos honran de la mejor manera a sus caídos, levantándose a dar lucha una y otra vez, mientras que al resto, tanto a los que miramos de cerca o como a los que miran de lejos, siempre nos están mostrando que la pauta esencial, la que te hace cantar gloria y victoria incluso antes de empezar y más allá de lo que luego suceda, es la de construir mayorías. Tan básico que solemos olvidarlo.

BLM-Guising-Principles--504x1024
Plataforma de BLM